Abbott A Abbott Mama Mexico Abbott: A Promise for Life
¿No es residente de México? Haz clic aquí.

Niños que no comen bien

Cómo ayudar a los padres a identificar y lidiar con los niños que no comen bien

Si consideras que tu hijo es difícil de alimentar, no estás sola

Es bastante común que los padres describan a sus hijos como difíciles de alimentar a la hora de comer. De hecho, un estudio sobre el comportamiento de niños pequeños a la hora de comer encontró que hasta 50% de los padres considera que sus hijos no comen bien (Figura 1, referencia: Carruth et al. 2004).
 


Porcentaje de niños reportados como niños difíciles de alimentar

Los malos hábitos para comer pueden perdurar toda la niñez

Aunque para algunos niños el comportamiento "difícil de alimentar" puede tener una duración corta, para otros son un problema que perdura. En un estudio se econtró que los malos hábitos para comer, perduraban en algunos niños hasta los 9 años de edad.

El comportamiento típico de los niños que no comen bien incluye:

  • Comen muy poco
  • Aceptan sólo algunos tipos de alimentos
  • Comen pocas frutas y verduras
  • Se niegan a probar nuevos alimentos
  • Interrumpen o prolongan la hora de la comida

Los malos hábitos para comer pueden aumentar el riesgo de deficiencias nutrimentales de tu hijo

  • Los niños que no comen bien pueden llegar a consumir menos proteínas y energía que los otros niños
  • También se ha demostrado que los niños difíciles de alimentar tienen una ingesta reducida de algunas vitaminas y minerales en comparación con los demás niños

Riesgos potenciales cuando perdura el comportamiento de no comer bien

  • Diferencias en la ingesta de la dieta
  • Menor consumo de frutas, verduras y fibra
  • Menor consumo de algunos micronutrientes
  • Crecimiento deficiente
  • Menor desarrollo cognoscitivo

Consejos para lidiar con tu hijo que no come bien

  • Establece una disciplina para comer: Frecuencia de 4 ó 5 comidas en intervalos regulares en un lugar fijo, silla alta
  • Tiempo de comida de 20 a 30 minutos, máximo.
  • Cantidad: Porciones pequeñas que pueden aumentar a solicitud del niño.
  • Aporte de energía: Alimentos de alta densidad calórica. (Queso, Frijoles y Aguacate).
  • Utilizar el “tiempo fuera” ante conductas inapropiadas.
  • Dar agua entre comidas, en lugar de bebidas endulzadas.
  • Evitar distracciones (juguetes, TV).
  • Evitar elogios o críticas. Mejor reconócelo por probar nuevos alimentos.
  • Ciertos alimentos como lo son los postres no deben manejarse como recompensa o muestra de afecto.
  • Es recomendable complementar su alimentación con PediaSure Plus para que ésta sea completa y balanceada mientras se establece la disciplina del buen comer.

Cómo saber cuando tu hijo está en peligro

Habla con el pediatra sobre la conducta de tu hijo al comer. Esto es especialmente importante si tu hijo:

  • Pierde peso o no aumenta de peso
  • Parece que está creciendo más lentamente de lo normal
  • Parece cansado o falto de energía
  • Tiene enfermedades o infecciones frecuentes