Abbott A Abbott Mama Mexico Abbott: A Promise for Life
¿No es residente de México? Haz clic aquí.

Cuidado del recién nacido

La alegría de llevar el bebé a la casa

Durante las primeras semanas, tal vez te enfrentes al desafío de conocer a tu bebé mientras te adaptas a ser mamá. Hay mucho para aprender: cómo alimentar, nutrir, asear y cuidar al recién nacido.

A continuación presentamos consejos básicos para ayudarte al principio:

Sé su apoyo: cuando cargues al bebé, sostén la cabeza todo el tiempo.

Piel con piel: Nada estimula más el vínculo con el bebé que cargarlo cerca de ti, literalmente piel con piel. Las investigaciones han demostrado que esto es benéfico para la nueva mamá así como para el bebé recién nacido.

Disfruta el cambio: cambia los pañales sucios en el piso o en una mesa cambiadora estable y ten cuidado de no pinchar al bebé con el alfiler de seguridad si usas pañales de tela. Desecha a menudo los pañales para mantener limpio el ambiente del bebé.

Baños diarios: Baña al bebé al menos una vez al día en agua tibia y usa champú y jabón especiales para bebés. Nunca dejes al bebé solo en la bañera, ni siquiera por un minuto, y no dejes al bebé mojado o sin ropa por mucho tiempo. Cuando limpies los ojos, la nariz, las orejas y las partes íntimas del bebé, limpia el exterior (no el interior) de estos órganos. Los recién nacidos no pueden regular bien su temperatura corporal.

Siempre limpio: Mantén el cordón umbilical limpio y seco todo el tiempo. Límpialo con un algodón embebido en solución quirúrgica (alcohol) después de cada baño. Usa algodones distintos para cada lado del muñón, por arriba y por debajo de la pinza especial. En la mayoría de los bebés, el muñón del cordón caerá después de 7 a 10 días sin problemas.

Recorta las uñas con cuidado: Usa tijeras especiales para bebés con puntas desafiladas. Ten cuidado de cortar solo las uñas, lejos de la piel. Los bebés pueden usar guantes para evitar que se rasguñen.

La cuna: la cuna del bebé no debe tener astillas o bordes ásperos y los barrotes no deben estar a más de 6 cm de distancia. Usa cobijas para arropar al bebé en lugar de mantas para evitar la asfixia. Muchas organizaciones dedicadas a la seguridad infantil en la actualidad recomiendan que no haya nada adentro de la cuna, y también que se deben sacar las almohadillas protectoras.

La posición: Los pediatras recomiendan que los bebés sanos y normales duerman boca arriba. Según el Instituto norteamericano del síndrome de la muerte súbita: "Los bebés que duermen boca abajo o de costado tienen un índice mucho mayor de muerte súbita que los bebés que duermen boca arriba."