Abbott A Abbott Mama Mexico Abbott: A Promise for Life
¿No es residente de México? Haz clic aquí.

Tu primera opción para el primer año

Por qué la leche materna es la mejor amiga de la mamá

La leche materna es el alimento óptimo para el crecimiento y el desarrollo del bebé y debería ser el primer alimento de todos los niños. No necesita preparación, es fácil de digerir y ayuda a proteger contra las infecciones. Todos los bebés deben tomar leche materna durante los primeros 6 meses. más sobre la lactancia.

"Tenía un pensamiento constante después del nacimiento de mis hijos: ¿Están recibiendo lo que necesitan?"- Madre de mellizos

La leche materna, la mejor defensa de tu bebé

La Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia exclusiva durante los primeros 6 meses de la vida de los bebés saludables que nacieron a término, ya que la leche materna es el mejor alimento para el óptimo crecimiento y desarrollo. Para producir la cantidad de leche suficiente, asegúrate de tener una dieta equilibrada y nutritiva

Estudios recientes han demostrado que la lactancia exclusiva por un mínimo de 6 meses reduce el riesgo de síntomas alérgicos respiratorios y eczema en el futuro. Estos estudios indican que la lactancia exclusiva tiene un efecto protector, al menos en bebés de alto riesgo y, particularmente, si se combina con que la madre evite durante la lactancia la leche de vaca, huevo, pescado, cacahuates y nueces.

Consejos para empezar a amamantar

Para la mayoría de los bebés, tomar el pecho es una respuesta natural. Otros necesitan un poco de ayuda de la mamá. A continuación presentamos información básica para que te ayude al principio:

Comienza de a poco


El calostro, tu primera leche

Los tres o cuatro días después del nacimiento del bebé, tus pechos producen calostro. Es más espeso que la leche normal, pero está lleno de los nutrientes que el recién nacido necesita. El flujo del calostro es lento, para facilitar la tarea del bebé recién nacido que debe practicar succionar, tragar y respirar al mismo tiempo. Al quinto día, tu bebé tal vez domine el ritmo y tu suministro de leche aumentará para ajustarse al aumento de apetito.

Respuesta al llamado: cómo saber cuando el bebé tiene hambre

El llanto puede ser una señal que delata hambre, pero existen otras. Cuando tu bebé hace movimientos de succión o mete sus dedos en la boca -incluso si está dormido- te podría estar diciendo que está listo para comer. Es mejor alimentarlo cuando está completamente despierto. Para que se despierte, puedes jugar con él, cambiar el pañal o hablarle antes de que coma.

Conectarse: la posición correcta para amamantar

Tu bebé podría conectarse tan pronto como lo sostienes cerca de tu pecho. Pero si no lo hace, no te sientas desilusionada. Para que se conecte correctamente, coloca la boca de tu bebé sobre las bolsas mamarias que se encuentran 2.5 cm a 4 cm detrás del pezón. De esta forma, obtendrá más leche y habrá menos posibilidades de que te duelan los pezones.

Cuatro pasos para amamantar bien:

  • Coloca la cara y el cuerpo del bebé en frente de ti, con la cabeza a la altura de tu pecho
  • Levanta y sostén suavemente tu pecho con tus dedos por debajo y tu pulgar en la parte superior del pecho, bien alejado de la areola (la parte oscura que rodea al pezón)
  • Acaricia suavemente el labio inferior del bebé con tu pezón para que abra bien la boca
  • Rápidamente acerca al bebé contra tu pecho para que su nariz, mejillas y barbilla toquen ligeramente tu pecho. Si las fosas nasales están obstruidas, jala sus pompis hacia arriba, más cerca de ti, para que la cabeza se corra un poco hacia atrás

La posición del éxito

Si puedes trazar una línea recta imaginaria desde la oreja y el hombro del bebé hasta la cadera, entonces tu bebé está en la posición correcta. Como tu bebé succiona mejor del primer pecho que usa, cada vez que lo amamantas alterna el pecho que usas primero.

Un golpe de genialidad

Si tu bebé no abre la boca lo suficiente, acaricia suavemente su labio inferior con tu pezón en movimiento descendente. Repite estos golpecitos hasta que abra la boca bien amplia. Rápidamente acerca al bebé contra tu pecho para que la nariz, las mejillas y la barbilla toquen ligeramente tu pecho. Entonces debería comenzar a succionar.

El cambio

Para mantener un suministro constante de leche en cada pecho, es importante cambiar de pecho mientras amamantas. Comienza con el pecho que no fue usado la última vez. Después de cinco o 10 minutos, intenta que tu bebé eructe, y luego ofrécele el segundo pecho por todo el tiempo que lo desee. Si no parece interesado en el segundo pecho, ofrécele ese mismo pecho primero la próxima vez que lo amamantes.

Cuando necesites retirar al bebé del pecho, es importante que primero interrumpas la succión. Desliza suavemente uno de tus dedos en la comisura de su boca antes de sacarlo del pecho.

La hora de comer – Cómo saber cuándo despertar al bebé para que coma

Durante el día, si han pasado tres horas desde la última vez que comió, o si tus pechos están llenos, tal vez desees despertar al bebé para amamantarlo. Hablar, acariciar, dar palmaditas, quitarle las cobijas o desvestirlo serán de ayuda. Quizás tardes cinco a diez minutos para que despierte por completo, pero a menudo esto producirá un mejor amamantamiento.

Si muestra señales de hambre –incluso si comió una hora antes- está bien alimentarlo nuevamente. Algunos bebés "agrupan las comidas" antes de una siesta. No significa que tu suministro de leche esté bajo. En cambio, es un comportamiento normal de la alimentación.

Por otro lado, si uno o ambos pechos se congestionan entre comidas, usa un sacaleche o extracción manual para ayudar a aliviarlos.

Cómo saber si el bebé recibe la cantidad suficiente de leche

Al principio, sabrás si tu recién nacido recibe la cantidad suficiente de leche si ya deja de evacuar meconio (heces sólidas y negras o verde oscuro) después de unos cuatro días y empieza a hacer deposiciones amarillas, grumosas y blandas, tres o más veces por día.

Durante el primer mes, mojará de seis a ocho pañales por día y evacuará el intestino dos veces al día. Una vez que se establece el suministro de leche, subirá alrededor de 17 g al día durante los primeros 3 meses. Entre los meses 3 y 6, el aumento de peso baja a alrededor de 14 g al día.

Signos de una alimentación saludable

Para ti es fácil. Antes, los pechos llenos. Después, los pechos blandos. A continuación presentamos algunos signos que también indican que la alimentación de tu bebé es saludable.

Si tu bebé está comiendo en forma saludable:

  • Dormirá un par de horas después de comer
  • Se amantará cada 2 o 3 horas, al menos ocho veces en 24 horas
  • Se amantará por 10 minutos o más, no más de una hora (pero deja que tu bebé, y no el reloj, decida la duración de su comida)
  • Produce un ritmo audible de succión/pausa/succión cuando come
  • Se alimenta de ambos pechos
  • Parece satisfecho y no muestra señales de hambre después de comer