Abbott A Abbott Mama Mexico Abbott: A Promise for Life
¿No es residente de México? Haz clic aquí.

Adiós a los berrinches, hola a lo saludable

Nutrición a los 4 a 6 años de edad: el sabor de la diferencia

A esta edad se desarrolla la individualidad. Los niños no arman tantas rabietas y tienen más deseos de cooperar. Los niños de esta edad tratan de complacer a sus padres. Los niños en preescolar quieren hacer todo solos pero también desean aprender de ti. Este dar y recibir crea oportunidades para que le enseñes a tus hijos sobre los alimentos saludables en formas nuevas y emocionantes.

"Siempre les digo a mis hijos: no tienes que comerlo, pero sí debes probarlo."- Madre de dos niños de 4 y 6 años

Energiza la dieta

Los niños en preescolar comen alimentos más elaborados y conocen bien sus preferencias en comparación con los niños más pequeños. A menudo disfrutan comer como parte de un grupo porque pueden participar en actividades sociales. Dale a tu hijo la posibilidad de elegir alimentos saludables y respeta la misma hora para comer todos los días para asegurar su nutrición adecuada. La leche y los lácteos deben ser incluidos para satisfacer la necesidad de calcio de los huesos que crecen.

Limita la ingesta de jugos y bebidas endulzadas; en su lugar, dale frutas y granos como tentempiés. Dale dulces sólo con moderación porque tienen muchas calorías pero pocos nutrientes. Alienta las buenas elecciones de tu hijo sin estarle encima y asegúrate de brindarle alimentos saludables y una dieta equilibrada –una dieta que le aporte los nutrientes y la energía necesarios para explorar cosas nuevas. Por medio de la buena alimentación y de jugar mucho, tu hijo en preescolar puede mantener un peso saludable y conservar la energía a medida que se acerca el gran paso siguiente: la escuela.

La hora de las comidas como una experiencia compartida

Si se lo pides, tu hijo en preescolar probará nuevos alimentos, especialmente si tú también los comes. No hay nada de malo en servir los alimentos que le gustan a tu hijo, pero asegúrate de servir una variedad de alimentos para ampliarle el paladar a tu hijo. No caigas en la trampa de preparar una comida diferente especialmente para tu hijo- antes de que te des cuenta, estarás preparando dos cenas todas las noches. Es mejor presentar una variedad de alimentos, incluso si tu hijo algunas veces se niega a comer algo que está en su plato.

Es normal que desees que tu hijo coma a la hora de la cena, pero también es importante saber que brincar una comida no dañará a un niño sano. Cuando tu hijo no quiera comer una comida o colación regular, y luego regrese a la cocina por algo para comer después de que levantaste la mesa, simplemente dile que recibirá su próxima comida o tentempié a la hora habitual. Los niños no se morirán de hambre en ese periodo corto y aprenderán a respetar el horario regular de las comidas.

Es un buen momento para enseñarle a tu hijo cómo servirse los alimentos y a usar destrezas linguísticas como "por favor" y "gracias" cuando pide comida. Los niños en preescolar también disfrutan ayudar en la cocina y poner la mesa.

Una despensa justa para un niño en preescolar:

  • Reemplaza los alimentos con muchas calorías y pocos nutrientes (galletas dulces, caramelos, papas fritas y bebidas gaseosas) por alimentos nutritivos
  • Pon a su disposición frutas y verduras crudos (bastones de calabacita, pimientos, apio y zanahorias con salsas de requesón, untables de yogurt o adherezos para ensaladas bajos en grasas)
  • Compra jugos de frutas y vegetales 100% naturales en vez de jugos de fruta envasados y bebidas gaseosas con pocos nutrientes y mucha azúcar
  • Mantén una cantidad suficiente de tentempiés rápidos y nutritivos a mano para niños hambrientos o para cuando tienes poco tiempo
  • Bríndale los nutrientes necesarios al darles frutas, yogurt y postres
  • Evita referirte al postre como un premio o incentivo para comer

Los pasos para toda una vida de alimentación saludable:

  • Enseñale a tus hijos que la nutrición y comer de forma saludable favorecen su crecimiento y su salud
  • Alienta a los niños a que prueben alimentos nuevos para que no critiquen o desalienten a otros niños de comerlos
  • Encara el aumento de peso con sugerencias de deportes o ejercicios en lugar de actividades sedentarias como mirar la televisión
  • Usa modelos a seguir populares para alentar la alimentación saludable
  • Permite que los niños ayuden a escoger y a preparar sus alimentos (cortar lechuga) y a trabajar sobre los modales en la mesa (poner la mesa)
  • Crea una estructura para las comidas y los tentempiés diarios para limitar el "picoteo" de todo el día y respeta los horarios regulares para toda la familia
  • Sé el mejor ejemplo posible para tus hijos
  • Siéntate con tu hijo porque los niños en general comen mejor cuando un adulto se sienta con ellos
  • Siempre ten paciencia con quienes comen lentamente y elimina las distracciones como la televisión, los juguetes y otras actividades

Cómo identificar a los niños difíciles de alimentar:

Los niños en preescolar se pueden volver difíciles de alimentar y evitan ciertos alimentos o comen sólo un número limitado de alimentos. Algunos niños en este grupo de edad se concentran en sus retos personales y se resisten ante la insistencia de los padres en que coman en forma saludable.

La comida chatarra, llena de energía y grasa – pero con pocos nutrientes-, también es un gran problema para los niños de esta edad. Si tu hijo convirtió la hora de la comida en una lucha de poderes (come sólo con sobornos) tal vez sea difícil de alimentar. Aprende más sobre los comportamientos de los niños que no comen bien.

ESTE PRODUCTO NO ES UN MEDICAMENTO
Autorización SSA PediaSure Plus: 103501201A0018