Abbott A Abbott Mama Mexico Abbott: A Promise for Life
¿No es residente de México? Haz clic aquí.

Fórmula

Preparación y almacenamiento

Si estás usando sólo fórmula o la usas para complementar la leche materna, la manipulación y preparación de la fórmula pueden ser sencillas una vez que dominas los puntos básicos.

La preparación de la fórmula en polvo es fácil. Hallarás las indicaciones en todos los envases y es fundamental que sigas todas las instrucciones exactamente como lo indica el envase.

Lleva agua fría hasta el punto de ebullición y luego apaga el fuego. Si la dejas más tiempo, en realidad aumentarás la concentración de impurezas.

Deja que el agua se enfríe hasta alcanzar la temperatura ambiente antes de agregar la fórmula. La preparación de la fórmula con agua muy caliente puede causar grumos y perjudicar el valor nutricional. Después de mezclarla, coloca algunas gotas en la parte anterior de tu muñeca para asegurarte de que no esté demasiado caliente (o fría).

Nota: El agua de botella o filtrada no es un reemplazo adecuado para el agua que ha sido hervida. Pero podría ser una mejor alternativa al agua de la llave en algunas zonas. Si te preocupa el contenido de plomo o de otras sustancias nocivas del agua, habla con tu profesional de la salud antes de preparar la fórmula con agua de la llave.

Para lograr la mezcla correcta, realiza los siguientes pasos:

  • lávate muy bien las manos con jabón
  • llena el biberón con la cantidad especificada de agua
  • usa la cuchara provista en el envase para agregar la cantidad especificada de polvo. Llena la cuchara con el polvo presionando contra la lata, luego nivélala con un cuchillo limpio
  • coloca nuevamente la cuchara seca en la lata
  • coloca la tapa del biberón y sacúdelo (Consejo: el movimiento giratorio de muñeca ayuda a que la fórmula se mezcle más rápido y mejor)

La fórmula no necesita ser calentada. Una nota muy importante: si escoges entibiar la fórmula, no lo hages en el microondas, ya que el líquido se calienta de forma irregular, y puede dejar zonas de líquido demasiado calientes que podrían causar serias quemaduras a tu bebé. En una olla separada, calienta agua a punto de ebullición por 5 minutos y deja que se entibie. Si mezclas la fórmula con agua a más de 95º F (35º C) podrías poner en riesgo los beneficios de los probióticos. Coloca algunas gotas en la parte anterior de tu muñeca para asegurarte de que no está demasiado caliente (o fría).

Guarda la lata sin abrir en condiciones normales a temperatura ambiente. Después de abrir la lata, el contenido debe ser usado en 3 semanas. Cubre la lata abierta y almacénala en un lugar frío y seco (pero no en el refrigerador).Después de mezclarla, úsala de inmediato o refrigérala en un contenedor cerrado y úsala en 24 horas. Consulta la etiqueta para obtener las instrucciones específicas.

No dejes la fórmula preparada a temperatura ambiente. No la congeles, porque el congelamiento causa que se separe la grasa.

Si tu bebé no toma todo un biberón de fórmula en una hora, desecha el sobrante. No lo guardes para después. Cuando come, la saliva del bebé puede contaminar la fórmula del biberón. Si sucede esto, volver a calentar o refrigerarla no matará las bacterias.

Si calientas la fórmula, y tu bebé decide no tomarla, no la refrigeres ni recalientes después. Deséchala.